Declaración de Fe

Nosotros creemos...

DIOS:
En el único Dios, creador y sustentador de todas las cosas, infinito en amor, perfecto en juicio e incambiable en misericordia. Dios existe eternamente en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo

LA ESCRITURA:
Es la inspiración divina, la veracidad y autoridad del Viejo y Nuevo Testamento, sin error en todo lo que afirma. Las Escrituras son la única regla infalible de fe y profética. El Espíritu Santo preserva la Palabra de Dios en la iglesia y a través de ella, habla la verdad de Dios a personas de todas las edades.

LA HUMANIDAD:
Que los seres humanos fueron creados a la imagen de Dios. Esta imagen fue opacada en parte por la desobediencia de nuestros primeros padres y la comunión con Dios fue rota. Dios, por Su gracia preveniente, restaura la sensibilidad moral a toda la humanidad y les permite a todos responder a Su amor y aceptar Su gracia redentora, si así lo desean.

JESUCRISTO:
Que Jesucristo es el Hijo de Dios encarnado, nacido de la Virgen María. Él murió por los pecados de todos, tomando sobre sí a favor de todos los pecadores, el juicio de Dios contra el pecado. Él se levantó de la tumba en cuerpo y ascendió a la diestra del Padre, donde intercede por nosotros.

EL ESPÍRITU SANTO:
Que el Espíritu Santo es Dios, presente y activo en el mundo. El Espíritu Santo fue dado a la iglesia en Su plenitud el día de Pentecostés. Por el Espíritu, Cristo habita en la iglesia, el evangelio es proclamado y el reino de Dios se manifiesta en el mundo.

LA JUSTIFICACIÓN:
Que el Dios de gracia justifica y regenera a todos los que confían en Cristo. Los creyentes se convierten en hijos de Dios y comienzan a vivir en santidad mediante la fe en Cristo y mediante el Espíritu santificador.

LA SANTIFICACIÓN COMPLETA:
Que Dios llama a todos los creyentes a una santificación completa en un momento dado de fe y entrega total, que ocurre un poco después de su nuevo nacimiento en Cristo. A través de la gracia santificadora, el Espíritu Santo los libera de toda rebelión en contra de Dios, y hace posible que amemos a Dios y a otros de todo corazón. Esta gracia no libra a los creyentes de faltas ni les previene de la posibilidad de caer en pecado. Ellos tienen que vivir diariamente por fe, en el perdón y el lavamiento provisto por Jesús para ellos.

LA SEGURIDAD DEL CREYENTE:
Que los creyentes tienen seguridad de que son hijos de Dios, por el testimonio íntimo del Espíritu de Dios a su espíritu, por la fe en las promesas de gracia halladas en la Palabra de Dios, y por el fruto del Espíritu en sus vidas.

LOS CRISTIANOS EN LA SOCIEDAD:
Que los cristianos son llamados a demostrar diariamente la gracia que proviene de Jesucristo, predicando el evangelio a toda persona de acuerdo al mandato de Cristo, y declarando la insistencia de Dios hacia lo verdadero y lo justo en todas las relaciones y estructuras de la sociedad.

LA IGLESIA:
Que la iglesia es el pueblo de Dios, compuesto de todos los que creen en Jesucristo como Señor y Salvador. La iglesia es el cuerpo de Cristo visible en el mundo doquiera los creyentes, en obediencia y fe, escuchen la Palabra y vivan como discípulos.

EL RETORNO DE CRISTO:
En la venida personal de Jesucristo, en la resurrección física de todas las personas, en el juicio final, y en el castigo y recompensa final.

LA VICTORIA FINAL DE DIOS:
En la victoria final de Dios sobre Satanás y sobre todo mal; y en el establecimiento de Su reino perfecto a través de un cielo nuevo y una tierra nueva. 

Seminario Wesleyano de Venezuela

Urbanización "La Piedad" Norte
Calle 7 con Carrera 1
Cabudare, Estado Lara
Teléfono: +584245642627

¡Síguenos!